Archivo de la etiqueta: Incendio

Cinco policías presos y un comisario prófugo


LAS PRIMERAS CUENTAS POR EL INCENDIO DE LA COMISARÍA 1ª DE PERGAMINO

La marcha en reclamo de justicia, al cumplirse un mes de la masacre de Pergamino. A la cabeza, Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel.

Cinco de los seis policías de la comisaría 1ª de Pergamino que se encontraban de guardia el 2 marzo, cuando un incendio en la celda 1 derivó en la muerte de siete jóvenes, fueron detenidos acusados de abandono de persona seguido de muerte. Se trata de un sargento, un teniente primero, dos oficiales y una ayudante de Guardia. El sexto, el comisario Sigue leyendo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Noticias

Otra vez, muertes en el infierno


Dos días después de que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto de ley de creación de los Mecanismos de Prevención de la Tortura, la policía tucumana y la penitenciaría catamarqueña dieron su ausente y demostraron que para cambiar la cultura mental de la tortura va a hacer falta mucho trabajo. Según un comunicado de prensa de la Secretaría de DDHH de la Nación, se recibe con satisfacción la “creación” del Mecanismo.

Me produce satisfacción la media sanción. Pero sería bueno aclarar Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Noticias, Opinión

Siete incendios al grito de ¡Justicia!


UNA MULTITUD QUEMO EN SAN LUIS LAS CASAS DE QUIENES SUPONEN INVOLUCRADOS EN LA MUERTE DE UNA NENA

El domingo, María Soledad Castro, de 7 años, murió atropellada por un auto que corría una picada en la capital puntana. El lunes por la noche, unas dos mil personas incendiaron siete viviendas. Un adolescente fue detenido por la picada y su hermano está prófugo.

Por Horacio Cecchi

No era difícil prever el estallido. El hambre, la tensión, la invisibilidad. En el barrio Eva Perón, norte empobrecido de la ciudad de San Luis, el incendio de siete casas por una muchedumbre enceguecida no fue inesperado. La desgraciada suerte de María Soledad Castro, la chiquita de 7 años arrollada por un VW Gol cuyo conductor corría picadas el domingo por la tarde, actuó como disparador. El lunes, después de despedir sus restos, después de que sus padres fueran recibidos en la comisaría de la zona para escuchar las promesas del compromiso en la investigación, una multitud se desató e incendió la casa de dos familias, los Arce y los Barrientos, a la que aseguran que pertenece el joven responsable de la muerte de la chiquita. Sin espacio, sin aire para otra cosa que para oxigenar el fuego, la multitud se lanzó a quemar por propia mano otras seis viviendas, supuestamente de la misma familia, supuestamente responsable por lazo sanguíneo del supuestamente responsable de la muerte de la chiquita, condenado y prófugo de antemano, y lo hacía al curioso grito de ¡Justicia! ¡Justicia!. A todo esto, Berta Arenas, ministra de Seguridad de otra familia, Rodríguez Saá, confundiendo intervención social con penal, y salud y trabajo con palos, redujo la presencia estatal a la policía, que “estuvo presente, pero si hubiera intervenido hubiera sido peor”. Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Noticias, Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: