El caso del karateca quedó sin karateca


EL TRIBUNAL ABSOLVIO A OSVALDO MARTINEZ Y CONDENO A JAVIER QUIROGA POR EL CUADRUPLE CRIMEN

Por Horacio Cecchi

El caso del cuádruple crimen de La Plata, ocurrido en noviembre de 2011, finalmente

Osvaldo Martínez se abraza con un familiar luego de ser absuelto

Osvaldo Martínez se abraza con un familiar luego de ser absuelto

tuvo sentencia. También conocido como masacre del barrio La Loma o con la etiqueta de “el caso del karateca”, tuvo su sanción cuando el Tribunal Oral 3 platense consideró culpable a Javier Quiroga y absolvió a Osvaldo Martínez, el etiquetado. Aunque el TOC 3 no definió los montos y recién lo hará hoy al entregar los fundamentos, Quiroga enfrenta la perpetua. Martínez, en cambio, enfrenta la ira que desatan la escasa investigación y la mala información. Luego de iniciada la lectura del fallo, en el momento en que se mencionó la absolución de Martínez, los familiares de las víctimas respondieron con insultos, gritos y llantos, lo que obligó a los jueces a desalojar la sala. Martínez había

sido acusado pese a que su ADN nunca apareció en la escena del crimen, las pruebas telefónicas no lograron señalarlo, el intercambio de mensajes y sus supuestos celos nunca fueron probados o no fueron suficientes para responsabilizarlo, el principal testigo terminó siendo sospechado, y 18 pruebas de ADN mostraban que Quiroga sí había estado en la escena del crimen.

El cuádruple crimen tuvo lugar en la noche del 26 de noviembre de 2011, en el departamento 5 de la calle 28, número 467, entre 40 y 41. Allí fueron halladas asesinadas a golpes y cuchilladas Bárbara Santos (29), novia de Osvaldo Martínez; su hija, Micaela Galle (11); su madre, Susana de Barttole (63); y una amiga, Marisol Pereyra (35).

El fiscal del caso, Alvaro Garganta, había solicitado para ambos imputados la perpetua, como coautores de homicidio simple en concurso real y triple homicidio criminis causae, pero el tribunal solo halló responsable a Quiroga por argumentos que se conocerán mañana. El veredicto fue dado a conocer a las 12.30 y ambos imputados, sentados uno al lado del otro, acompañados por sus respectivos abogados defensores, escucharon el fallo mientras los familiares de las víctimas irrumpían en llanto y acusaban a Martínez, gritándole “asesino, asesino”. Cuando se leyó la resolución, los allegados a Martínez estallaron en júbilo, mientras en la calle medio centenar de manifestantes protestaba con pancartas.

Al finalizar el juicio, Martínez sostuvo que “el fiscal enfocó la causa para culparme a mí, incurrió en innumerables errores. Siempre supe que el asesino era Quiroga, por eso le grité ‘cagón’, cuando se estaba dando a conocer el veredicto. Sin embargo, los familiares de las víctimas me gritaban ‘asesino’ a mí cuando a mí me mataron mi novia”.

Los policías que ingresaron al lugar alertados por un vecino que vio sangre que corría por el pasillo hallaron en el living el cadáver de Santos. Micaela fue hallada en un dormitorio. En la cocina fueron encontrados los cuerpos de De Barttole y de Pereyra, quien había llegado poco antes a visitarlas.

Al día siguiente, fue detenido Martínez en base a las primeras pruebas recolectadas, pero tras estar encarcelado fue puesto en libertad, mientras que Quiroga, luego de las investigaciones, fue detenido, ya que 18 muestras de su ADN se encontraron en diversas partes de la casa, en el cabello y en las uñas de las víctimas.

Durante el extenso juicio declararon más de 150 testigos y uno de ellos fue el remisero Marcelo Tagliaferro, quien afirmó que la noche de los crímenes llevó a Marisol a la casa donde fue asesinada y la persona que recibió a la chica fue Martínez. Pese a la reconstrucción de ese momento, los jueces no dieron por acreditada la versión de Tagliaferro, a quien en un principio el abogado defensor de Martínez, Julio Beley, denunció por “falso testimonio”. El defensor oficial de Quiroga, Ricardo Fuentes, había considerado que no se encontraba acreditada la coautoría de su defendido y que la escena “fue urdida por Martínez”, en referencia a que supuestamente fue este último quien mató a las mujeres y lo hizo presenciar la secuencia y tocar diversos elementos de forma tal que pudiera incriminarlo.

En: Página/12

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Noticias

Una respuesta a “El caso del karateca quedó sin karateca

  1. alba noemi perez saiz

    Hola Pediodista,cuando el clamor popular sentencia ni las pruebas certeras convencen de la inocencia del acusado.
    La secuencia de las muertes,agresividad,armas utilizadas,dieron lugar a todo tipo de especulaciones sobre la vida y comportamiento de las víctimas;un karateca fue el elegido,como victimario.Hasta hace unos días desconocía a Quiroga,pero no convenció el ADN,los rastros ungueales ni sus tennis,como autor de esta masacre platense.Muchos tenían otro autor,la ira se desató junto a la sentencia,actitud popular,víctima de frustración,que busca venganza y justicia según su criterio.
    Si no fuera tan macabro y haber una niña incluida ,dería que hasta podía ser llevada a la pantalla,así se podría cambiar el final,recibiendo un aplauso y se hizo justicia.
    Muy buen trato del tema.Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s