Otra muerte en un colectivo


UN FEDERAL DE CIVIL MATO A UN JOVEN EN UN MICRO EN QUILMES

Por Horacio Cecchi

Un Federal, sin uniforme, mató de un balazo a un joven en un colectivo luego

colectivo baleado

Otro caso, hace 10 días. También una muerte en el colectivo. En este caso, el chofer. Lo que tienen en común es que en ambas el primero en tirar fue el policía.

de que la víctima y dos mujeres intentaran asaltar al chofer y los pasajeros, en Quilmes. Dentro del vehículo viajaban muchas mujeres y niños. Las dos mujeres, que estaban armadas con cuchillos, fueron reducidas por los pasajeros. el adolescente recibió un balazo en el estómago y falleció instantes después en el mismo colectivo. El disparo que lo mató supone que estaba armado. Sí, una versión policial indica que con una pistola de plástico. Esta vez, las carteras, billeteras y celulares quedaron a salvo. En segundo orden, los niños, el resto del pasaje y el chofer también resultaron indemnes de disparos de quien fuera.

El caso se inició alrededor de las 7 de la mañana de ayer, en la calle Pilcomayo y Acceso Sudeste, en Quilmes. Un hombre y dos mujeres subieron al colectivo interno 2 de la línea 159, de la empresa Moqsa, que se dirigía hacia la ciudad de Buenos Aires.

En algún momento, el joven extrajo un arma de fuego (según las agencias de noticias y el policía interviniente) o de plástico (según las sospechas posteriores de la propia policía) y amenazó a los pasajeros, que se echaron hacia el fondo del vehículo mientras las dos mujeres apuntando con sus cuchillos comenzaban a recolectar los escasos fondos que podían tener a esa hora los pasajeros.

El comisario Fabián Alvarado, de la Jefatura Departamental Quilmes, aportó la versión policial: dijo que a bordo del colectivo iban 31 personas y que al iniciarse el asalto, el hombre armado “se dirigió hacia el chofer” y “lo apuntó”. Según este vocero, entre los pasajeros se encontraba un “efectivo (de la Policía Federal) que estaba de franco en su servicio y se dio a conocer como policía”, aseguró Alvarado.

Según la versión policial, en el colectivo se dio el siguiente diálogo, con características de urbanidad difíciles de imaginar en escena: el joven “le indica al hombre que depusiera su actitud”, relató Alvarado. Pero el momento se cortó imprevistamente cuando el joven “lejos de deponer la actitud –continuó sin interrumpir Alvarado–, lo apuntó con el arma y se produjo el enfrentamiento”. La curiosa expresión de Alvarado tendría que ver más con la situación emocional real vivida por el colega de la Federal que con la realidad aportada por el mismo comisario segundos después, es decir, que “se investiga” si la pistola del joven es una réplica. Peritos policiales se abocaron a dar respuesta al interrogante.

Según las agencias de noticias, “las fuentes (hasta el momento, Alvarado) precisaron que el policía federal efectuó un disparo que impactó en el cuerpo de Jonathan Valiente (23), quien cayó al piso del colectivo y murió casi en el acto”.

Una de las agencias incluso aportó un dato no provisto en el textual de Alvarado, esto es que el Federal antes de disparar “acusó (al joven) de asaltar a los pasajeros”, aunque se puede agregar que si realmente existió una acusación, no hubo tiempo para la defensa.

De alguna manera, el comisario intentó describir la situación simultánea que se sucedía por fuera del frustrado enfrentamiento: señaló que “mientras eso ocurría (lo de los tiros/el tiro) el colectivo siguió con su recorrido habitual por Acceso Sudeste hacia la vecina localidad de Wilde, en Avellaneda. Jonathan Valiente murió en el acto, víctima de la bala policial, de la ingenua improcedencia de su réplica, tal vez de algún mandato originario en su apellido y seguramente de la crisis de miedo que circula alrededor de la información desparramada por las fuentes policiales y consumada por los medios.

Un pasajero sostuvo una versión no comprobada, pero diferente en la que señaló que “me desperté cuando sentí los gritos cuando sacaron el cuchillo, lo único que vi fue a las mujeres. Vi que la gente se iba para atrás, me agaché, puse la bolsa abajo del asiento, me agaché y sentí tres tiros” y subrayó que en la unidad viajaban “mujeres y niños”, o sea, o bien el arma no era de plástico y el joven respondió, o bien el Federal tiró tres veces. En cualquiera de las tres versiones, la de Alvarado, o las dos posibilidades del testigo, si el Federal no portaba arma, lo que hubiera ocurrido habría sido un robo generalizado de celulares y billeteras con poco y nada. En esta ocasión nadie, salvo la familia del joven Valiente, lamentará su muerte. El miedo, otra vez, ni siquiera deja ver el peligro de otras situaciones recientes.

En: Página/12

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Noticias

3 Respuestas a “Otra muerte en un colectivo

  1. Maribel del Pino

    Estimado Horacio,

    No estoy de acuerdo con la tónica de tu nota.

    Lamentablemente en Quilmes los asaltos y los motochorros están al día, es una zona liberada, lo sufrí en carne propia y también muchos vecinos. He reclamado en la municipalidad y al gobierno provincial pero no pasa nada.

    El día que me asaltaron a mi esposo y a mí, el arma parecía de juguete, cuestión que daba para resistirse, pero ante la duda entregamos todo (un maletín con $3000, más Tablet de trabajo, reloj y billetera). El hecho ocurrió en pleno día, y aunque no nos mataron, nos arruinaron económicamente ese mes y el ánimo se nos fue al piso. Nos mudamos de Palermo a Quilmes porque fuimos beneficiarios de Procrear para construir nuestra casa, hoy en día pensamos seriamente si valió la pena ya que tenemos dos hijas (una que va a la facultad y otra al CNBA) a las que nos cuesta mucho dejarlas salir solas, porque en frente de mi vivienda he visto asaltar a un montón de chicas de la edad de ellas sin ningún control.

    Muchos de estos jóvenes asaltantes, ante la duda disparan y matan, lamento que el policía no le haya disparado en la pierna o en el brazo como solo para inmovilizarlo, pero si se dio a conocer como policía y el arma era de verdad, seguro que el joven disparaba. De ahí a lincharlo, acusarlo, al policía es tremendo, hay que vivir la inseguridad en el día a día para poder comprender que muchas veces la policía se juega la vida, ya se me van a decir que se le paga para eso, pero no es tan así, el ser humano policía no debe ser muerto, es la institución y el estado el que debe brindar esa seguridad, trabajando activamente en la prevención. En Quilmes lamentablemente no hay prevención, solo negociados del intendente con el boom inmobiliario, para que tengas idea, hay un predio enorme frente a nuestra casa (por ahora alquilada mientras terminamos de construir nuestra casa) un parque llamado Parque de la Ciudad “Padre Obispo Jorge Novak”, todo el verano estuvo con el pasto crecido, se meten autos, motos, y el intendente jamás mando ni siquiera un policía municipal a cuidarlo, eso sí, concesionó parte del predio para instalar una calesita cuidada por un perro y los robos por las zonas aledañas es permanente. En el destacamento policial que está cerca de la Villa Los Alamos nos dijeron que no pueden hacer nada, que el jefe de dicho destacamento al asumir disponía de dos móviles, pero por razones desconocidas prescindió de una de ellas y solo tiene un móvil para una zona enorme con una villa de emergencia en el medio, hasta nos comunicaba (cuando nos tomaba la denuncia) que cada vez que la oficial necesita ir al baño debe cerrar el destacamento para que no se metan a robarla, ¿eso no es abandono o liberación de la zona?, nos indicaba que no pueden hacer nada, que están solos, que a sus jefes no les importa, que saben quienes eran los motochorros, casi todos provenientes de la Villa Los Alamos, pero que no podían ingresan ya que tienen protección política y que la mayoría son barras de Quilmes. En algunos kioskos de expenden el paco sin ningún control, jóvenes que se apiñan para conseguir su dosis, en plena avenida a vista y paciencia de los demás. Con este panorama desalentador es imposible que si tienes un arma no puedas defenderte.

    Saludos cordiales. Maribel Del Pino

    • Maribel, te entiendo. No estoy proclamando soluciones si no evitar males mayores, que es exactamente lo que hicieron uds. Es decir, me podes escribir esto porque no te mataron, y no te mataron porque preferiste perder el sueldo. De hecho, te habrás arreglado para llegar hasta hoy, cosa q muerta vos o tu marido dificulto que hubieran hecho.
      Eso no quiere decir que esté bien sino que la solución no es a los tiros. Lo que pasa es que los medios y las políticas te empujan a creer que es así. En el camino, si matan a alguien, bueno, parece que es parte del costo. Claro, mientras no le toque a uno o a un familiar.
      Saludos
      H.C.

      • Maribel del Pino

        Estimado Horacio,

        Gracias por responderme, visto y considerando los acontecimientos de los últimos días, hechos de venganza por mano propia y multitudes descontroladas, te doy la razón, no hay que tener miedo y seguir para adelante valorando lo más importante: LA VIDA.

        Saludos. Maribel Del Pino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s