Las balas mágicas de la Bonaerense


LAS MUERTES DE ADOLESCENTES A MANOS POLICIALES EN LA PLATA NO SON INVESTIGADAS

Por Horacio Cecchi

La conferencia de prensa de los familiares de Braian Mogica, un adolescente baleado en La Plata hacemenores-detenidos dos meses, acompañados por Rosa Bru en representación de la Asociación Bru, y del defensor juvenil Julián Axat, denunció lo que desde hace al menos un año y medio viene ocurriendo en jurisdicción platense: la muerte de adolescentes a manos de policías en supuestos intentos de asalto con olor a gatillo fácil. La conferencia de los padres de Mogica puso sobre el tapete que el fiscal del caso, Tomás Morán, tomó como ciertas las declaraciones del que debería ser el investigado, el Bonaerense Benjamín Gabriel Yuguet. Sumó un par de declaraciones de testigos, que confirmaron lo dicho por el policía, pero que no podrían haber hecho otra cosa porque no fueron testigos directos sino que lo que declararon les fue narrado por el propio Yuguet cuando se acercaron al lugar. Morán agregó un cuchillo que supuestamente usaron para amedrentar a Yuguet, pero que éste nunca mencionó, y que se pone difícil de ubicar en la escena de la legítima defensa cuando el tiro fue por la espalda. Yuguet declaró que disparó porque se asustó al ver que lo apuntaban y gritaban “¡quemalo!”, pero curiosamente declaró no haber visto el arma con que lo apuntaban. Objetivamente, todavía no se sabe cómo ocurrió ni en qué consistió el encuentro. Este diario informó en mayo pasado, cuando Axat denunció ante la Corte provincial una preocupante seguidilla de seis casos de adolescentes asesinados bajo características semejantes. Pese a la denuncia, los casos se incrementaron; las investigaciones, no. A cuatro días de cumplirse cinco años de la desaparición de Luciano Arruga, la muerte de adolescentes a manos policiales o de vecinos manoduristas sólo parece una hipótesis descabellada entre fiscales asumidos como defensores de los victimarios.

El 19 de enero pasado, Agustina Agüero y Sandra Gómez dieron una conferencia de prensa en la sede de la Asociación Miguel Bru, en la que participaron también el defensor juvenil Julián Axat y el abogado Dante Miño, de la Campaña Nacional Contra la Violencia Institucional. Sandra Gómez es madre de Omar Cigarán, baleado el 17 de febrero de 2013 en circunstancias casi calcadas a las que se describen para la muerte de Mogica, y cuyo caso fue relatado por este diario en la nota titulada “El ejército de las sombras”, en mayo de 2013. Un Bonaerense que dispara por la espalda, la total ausencia de armas que justifiquen la supuesta legítima defensa, la ausencia de testigos válidos y la gestión de la causa basada en la versión del policía que debería ser el investigado.

La conferencia se realizó exactamente dos meses después de baleado Braian Mogica. De acuerdo con la interpretación de los hechos que hizo el fiscal 2 de La Plata, Tomás Morán, Mogica intentó asaltar a Yuguet durante la madrugada de esa fecha, en 520 y 133. Braian no estaba solo, lo acompañaba Alejandro Villalba. Se sabe porque ambos fueron baleados por la misma Bersa 9 milímetros. En su declaración, Yuguet sostuvo que “se me pone una moto a la par con dos sujetos … y otra moto atrás con otros dos”. En la misma acta, previo a la declaración de Yuguet, el propio fiscal describe lo ocurrido subrayando la información o, digamos, imprimiendo una no muy fina tendencia en la supuesta investigación: sostiene que eran “al menos cuatro” motociclistas, es decir, podían también ser cinco o más. No lo sabe el fiscal quien, curiosamente, cree a rajatabla en la versión del policía, aunque en algunos tramos pareciera preferir mejorarla.

Yuguet, desmintiendo el hilado fino del fiscal, aseguró en el renglón siguiente que eran cuatro motociclistas. No más, aunque solamente puede probar la existencia de dos porque los baleó, Lo correcto sería decir que eran cuatro según fuentes policiales, para el caso, Yuguet.

De acuerdo con Yuguet, el acompañante de la moto que lo empareja le dice “tirate a un costado que te quemo”. Yuguet asegura que vio que “tenía algo en la mano, pero no sé qué era, pensé en primera instancia que era un arma de fuego”. No está claro si quien disparó lo hizo movido por el miedo, o si lo hizo por hábito de jalar, pero lo cierto es que declaró que no vio un arma. Si, en cambio, lo que vio fue un cuchillo y disparó, su situación debería ser más complicada para sostener la legítima defensa porque no es lo mismo disparar viendo un cuchillo, que es notablemente inferior a una 9 milímetros, a disparar por miedo a haber visto algo que no se sabe qué es. Es ahí donde la aparición del cuchillo en la escena de la mano del fiscal suena, al menos, sorprendente porque sostiene el statu quo de Yuguet como testigo, ya que no lo investiga.

Mucho más si el uso agresivo del cuchillo necesariamente es frontal, es decir, el agresor lo usa hacia adelante. No justifica pero al menos argumenta, la amenaza provoca el disparo en supuesta defensa. Lo que sorprende en el caso de Braian Mogica, igual que en el caso de Omar Cigarán, es que el disparo lo recibe por la espalda, en una posición totalmente alejada de una agresión, lo que indica que la legítima defensa deja de ser legítima porque ya ni siquiera es defensa. Braian escapaba.

Yuguet narró que empujaron su bicicleta con la moto, hacia la banquina, “me voy para el costado con la bici, freno, logro sacar el arma reglamentaria y en ese momento escucho que uno de los sujetos, no sé cuál porque yo escuchaba la voz, de espaldas, que decía ‘tiene un fierro, quemalo, quemalo’, porque el que decía eso era uno de los que estaban en la moto que venía atrás mío y entonces el conductor de la moto que estaba a la par mía, los dos casi contra la banquina, me apunta, no alcanzo a ver si tenía un arma de fuego, pero por los dichos del sujeto de la moto atrás pensé que sí, entonces yo efectúo un solo disparo con mi arma hacia el bulto y ahí es cuando se dan a la fuga”.

En la versión de Yuguet hay implícito, al menos, un Clark Kent. Logró mantener la bicicleta en pie pese a la embestida de la moto (dijo que frenó), logró sacar su arma supuestamente con una mano manteniendo el equilibrio con la otra, de su mochila, que había colocado delante suyo abierta previendo el asalto. No explica (ni le preguntan) cómo los motociclistas que estaban detrás suyo vieron el arma que no vieron los del costado. No se le pregunta por qué, sin ver un arma, tiró “hacia el bulto”. Y mucho más, no se investiga ni siquiera como proeza, que el disparo, habiendo sido hecho hacia el costado, la bala pueda dar en la espalda de Braian. Ni siquiera se puede entender cómo luego la bala siguió su derrotero hacia adelante para dar en el hombro de Villalba, que conducía la moto y estaba, según Yuguet, delante de Braian. Todo cambiaría si se tratara de que los supuestos asaltantes viendo la diferencia de calibres hubieran escapado y el disparo se hubiera producido en ese momento, impactando por detrás al muchacho que iba en el asiento trasero (Braian) y la misma bala hubiera terminado su recorrido en el hombro de Villalba, que conducía.

El abogado Miño, que representa a la familia de Braian Mogica, no tuvo acceso por el momento al expediente. Es decir, tampoco sabe si Yuguet disparó una o dos veces. La duda surge porque en el auto de prisión preventiva de Villalba se habla de dos proyectiles, lo que es complicadamente más engorroso para el supuesto como testigo Yuguet, ya que dos tiros empujan a la legítima defensa a la banquina mucho antes que la moto a la bicicleta.

Todo un esfuerzo fiscal para mantener a su víctima, al menos, como testigo.

Una seguidilla de muertes

Por Horacio Cecchi

El 23 de mayo de 2013, este diario informó sobre la presentación del defensor juvenil platense Julián Axat ante la Corte provincial, solicitando la investigación de una seguidilla de asesinatos de adolescentes con características muy semejantes. Unos días antes, Bladimir Matías Garay, de 16 años, había sido baleado en un supuesto “raid delictivo”, e ingresaba al Hospital de Niños de La Plata, herido por una bala de la que no sólo se desconoce su procedencia sino que la Justicia no hizo nada para investigar su muerte. En su presentación, Axat mencionaba seis casos cuyas características semejantes radicaban en que no se conoce la procedencia del disparo, o fueron baleados en supuestos enfrentamientos policiales, o en una supuesta legítima defensa. En todos los casos, la Justicia no dio otra señal para investigar que la de abrir una IPP (Investigación Penal Preparatoria) y dejarla sin movimiento. Los seis casos de inercia judicial tienen como contracara la fuerte intervención de la Bonaerense: todos eran perseguidos o amenazados por la policía. Maximiliano de León (14), Franco Quintana (16); Lucero Axel (16); Rodrigo Simonetti (11); Omar Cigarán (17); Bladimir Garay (16). El caso de Braian Mogica muestra claramente que las fiscalías investigan con fuentes policiales.

En: Página/12

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Informes

2 Respuestas a “Las balas mágicas de la Bonaerense

  1. Damián de Paula

    Horacio
    muy buena la nota de hoy Las balas mágicas de la bonaerense
    Yo vivi 10 años en La Plata, me robaron en mi casa de Tolosa a mano armada dos veces en 2009 y yo vivía a 100 mts de la comisaria, luego investigando me di cuenta de la enorme corrupción de la bonaerense, veo que tienen siempre el mismo modus operandi, segui investigando Horacio, saludos.
    Damián

  2. alba noemi perez saiz de naistud

    Gracias Horacio,muy bueno el tratamiento de tanta vida perdida por estas negras balas.La oscuridad del complot de la mano de la corrupción.
    Abrazos periodista,tu trabajo es relevante.Alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s