Los Tribilines públicos de la provincia


EN UN INSTITUTO PLATENSE ESPOSABAN A LA REJA A UN CHICO PARA EVITAR QUE SE SUICIDARA

Por Horacio Cecchi

El Comité Contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria denunció las gravísimas torturasesposado sufridas por un adolescente de 17 años, alojado en el Centro de Recepción de La Plata, aislado, golpeado en condiciones inhumanas y esposado a una reja. No está claro si para su suerte, estaba en una jaula de la enfermería, de dos por uno y medio. El chico pedía ser trasladado a Bahía Blanca, de donde lo habían sacado, pero como no le respondían intentó suicidarse. Lo encontraron en medio del tratamiento antisuicidio. El CCT presentó la denuncia como hábeas corpus ante el juez Fabián Cacivio, quien ordenó el inmediato traslado del chico a otra institución. Ayer, el pibe ya estaba mejor, en el instituto Nuevo Dique, localidad de Abasto, un par de metros más cerca de Bahía Blanca y al menos sin la terapia de la reja.

“Confiarle una criatura y que reciba semejante maltrato y violencia es una cosa absolutamente repudiable, incomprensible”, lamentó Scioli y pidió que la Justicia castigara a los responsables con “las mayores sanciones a través de la ley”. Scioli no se refería al chico torturado en el instituto de La Plata, sino a los chiquitos del jardín Tribilín de San Isidro. Lo dijo el 5 de febrero, un día antes de la visita de los integrantes del equipo del Comité Contra la Tortura al Centro de Recepción platense, una especie de Tribilín público para adolescentes.

Cuando el equipo del Comité Contra la Tortura llegó al Centro de Recepción, en las calles 63, entre 2 y 3, comenzó a intuir que alguna sorpresa había provocado su presencia: demoraron más de media hora en abrirles la puerta. En la enfermería detectaron a un chico literalmente enjaulado. Tenía su brazo izquierdo sujeto a la parte baja de la reja (ver foto), en una jaula (ni siquiera era celda porque apenas entraba el colchón) que, además, estaba cerrada con candado.

Cuando el CCT preguntó a los “maestros” (así se llama internamente a los celadores, de dudosa docencia) la respuesta humanitaria fue que “el joven se autoagredía e intentaba suicidarse”. Tal como señala el informe de la CCT, la terapia se completaba con “un colchón sobre el suelo, sin su relleno y un recipiente con su orina.” El lugar no tenía baño. Cuando lo revisaron los médicos del equipo detectaron cicatrices en las cejas, un premolar que le habían volado en la comisaría (habrá que recordar los patrulleros blancos que Casal instaló a principios de septiembre de 2010, especializados en infancia), dolores en las costillas y en la cabeza por golpes recibidos durante su alojamiento, y cicatrices en el tórax, en las muñecas (por las esposas) y en los brazos. De éstas sólo reconoció las últimas como “autoagresiones”.

Los visitantes entrevistaron al chico en privado y sin esposas.

–¿Qué pasó? –le preguntaron.

–Lo único que quería –les respondió– era que me trasladen al Instituto Vergara (Bahía Blanca)– de donde lo habían llevado a La Plata por motivos desconocidos.

Cuando le preguntaron por qué estaba en esa jaula, esposado, dijo que suponía que había sido porque había intentado ahorcarse en dos oportunidades y se había realizado cortes en uno de sus brazos (muñeca del brazo izquierdo, en la cual tenía la marca del corte). “¿Por qué esos intentos?”, “porque no me daban ninguna respuesta”. El CCT comprobó además que el 28 de enero había sido “brutalmente golpeado por seis asistentes de minoridad. Luego de un intento de suicidio el 1º de febrero, fue nuevamente golpeado esta vez por cinco asistentes, uno de los cuales le decía ‘guacho, por tu culpa voy a perder el trabajo y después ¿quién les da de comer a mis hijos?’”.

La visita del CCT interrumpió el tratamiento y la preocupación asistencial de los maestros. El informe psicológico del CCT señala que “(…) las autoagresiones e impulsos autolíticos son atribuibles total y directamente reactivos a la violencia institucional proferida, la que no presta resquicio alguno para manifestaciones defensivas de índole simbólica e impulsan inexorablemente al paso al acto de la violencia. Esta, por la desproporción de fuerza, no encuentra otra vía de expresión que sobre el propio sujeto-víctima.”

La presentación ante el juez Cacivio derivó en la orden de traslado inmediato a otro centro, Nuevo Dique, un poco más abierto y al sur de La Plata, es decir, un par de kilómetros más cerca de Bahía Blanca. No se podrá argumentar que en Bahía Blanca no hay cupo, porque donde estaba, tampoco (ver aparte).

Cuando el CCT recorrió los pabellones, sus integrantes comprobaron en los diferentes módulos que los adolescentes se encontraban en los patios, fuera de las celdas. Les comentaron que los habían sacado “hace como dos horas”, horario coincidente con su llegada. El informe describe que las celdas de los diferentes módulos están en muy malas condiciones y apenas tienen lugar. Hay escasa o nula custodia de los celadores, y en algunos sectores ni siquiera tienen luz artificial. Además de la sorpresa del chico esposado a la reja detectaron que entre los detenidos hay un chico de 15, para la Justicia inimputable, uno de aquellos casos que la mitología hace entrar por una puerta y salir por la otra, y la realidad los enjaula.

Hasta ayer, Scioli no había reclamado “las mayores sanciones a los responsables”, sus subordinados.

Los métodos bonaerenses

Por Horacio Cecchi

El Centro de Recepción La Plata es uno de los cuatro centros donde se desata mayor violencia contra los adolescentes detenidos –los otros son el de Lomas de Zamora, el Almafuerte y el Cerrado de Mar del Plata—. El dato surge del tremendo y extenso informe “Sujeto de Castigos”, elaborado por el Grupo de Estudios sobre Sistema Penal y Derechos Humanos (Gespydh), y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), presentado públicamente el año pasado. Según el informe, si en promedio el 23 por ciento de los adolescentes detenidos en once centros dependientes de la Secretaría de la Niñez bonaerense sostuvo que había sido agredido por sus celadores, en los cuatro que hacen punta los promedios se disparan: el 53 por ciento de los pibes del Almafuerte fueron agredidos; el 43 en el Cerrado de Mar del Plata; el 39 en el de La Plata; y 35 en el de Lomas.

En el Almafuerte un joven declaró que “durante una golpiza en la que participaron nueve ‘maestros’, ‘me ahorcaron hasta que vi todo blanco’”. “Me pegaron en todos lados con puñetazos, me llevaron a las piñas al sector 2, ahí también me siguieron pegando”, declaró un chico del Centro de Recepción de La Plata. O haciendo docencia con el ejemplo: “Me encontraron un tenedor y me pinchó el ‘maestro’ con ese tenedor”, denunció uno de los tratados en el Centro platense.

En diciembre de 2011, la preocupación de Scioli por la minoridad lo llevó a crear la Secretaría de la Niñez, a cargo de Pablo Navarro. Cuando Navarro asumió, detalló que “la Secretaría está dividida en dos grandes áreas: una Subsecretaría de protección de derechos y otra de responsabilidad penal” y aseguró que “ambas trabajan en conjunto dentro de una estructura destinada a poner en la agenda prioritaria el cuidado de los niños y jóvenes más vulnerables”.

En: Página/12

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Informes

8 Respuestas a “Los Tribilines públicos de la provincia

  1. Margarita T.

    Es verdad, Horacio Cecchi, no creo que Scioli hable nunca de los “tribilines” de los que es responsable.

  2. Luisa M.P.

    Me complace se difunda por los medios que sean posibles, este es uno y por cierto muy valioso, gracias Horacio. Hay que encontrar maneras de revertir estas situaciones in – humanas, creo que tambien sería un espacio “la escuela” allí donde se aprende desde niño y se concientiza sobre el ser social.
    Digo, el ser social y el ser ciudadanos, no meramente consumidores de artificios, motivar a los niños a lustrar su inteligencia, a amar al próximo, a amar su suelo, su gente, su barrio, conocer los Derechos y las obligaciones. Mostrar la Cárcel en su cruel y nefasta existencia.

  3. Julián Axat

    Cuando la Comisión ingresa al Instituto, ninguno de los asistentes de minoridad previó en sacarle las esposas al pibe, porque (estado de negación mediante) naturalizan que nada iban a decir los visitantes. Más tarde, entre ellos, se dan cuenta que el suplicio que sus ojos no ven porque perpetran, tiene que tener autocontrol hacia afuera y así ni pagar estos costos en la prensa. Difícil trabajo para los acostumbrados a dosificar dolor! interesante asunto meterse en la mente de un torturador, diría Tato Pavloski

  4. Gabriela P.

    todos los que toman conocimiento de ese tipo de abusos hacia los chicos los hace cómplices, si no se denuncia!!!!!!!!!! el secreto es perverso. debe saberse para que no puedan ocultarlo más!!!

  5. Marcela P.

    Excelente tu nota en Pagina de hoy!

  6. M.B.

    Encerrar a una persona es violento, cruel e inhumano; por qué suponer que algo bueno puede surgir de él? Creo que no hace falta más testimonios para empezar a pensar en lo necesario de otra manera de atención de las problemáticas juveniles, incluyendo el delito.

  7. alba noemi perez saiz de naistud

    Gracias Horacio,este artículo tan descarnado como real,nos muestra un sistema perverso,con un punto fijo que es la tortura y hostigamiento juvenil.
    Imagino,el estado de desesperación al que los lleva el mal trato que prefieren morir antes de seguir con los padecimientos tanto físicos como psicológicos.
    Las políticas gubernamentales ,cómplices y participativas,prefieren un pibe o muchos menos, que la recuperación y re -inserción.
    Abrazo enorme,noble tarea el tratamiento y difusión de este tema,tan grave como cruel.
    Alba.

  8. julio

    Como o por que e llega a esto? Cual es el primer eslabon de esta cadena de torturadores? Esta gente esta enferma y es peor que el perseguido delincuente.Otra vez: tienen las armas y tienen el poder y la complicidad de un Estado que hace de campana mientras esto sucede.No seamos ilusos en pensar que esto es un caso aislado. Mientras nos esta doliendo esto sigue pasando. Soy pesimista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s