Lo que los médicos no pueden denunciar


UN JUEZ DE LOMAS DE ZAMORA ORDENO ARCHIVAR UN CASO DE AUTOINCRIMINACION

Por Horacio Cecchi

Un juez de Lomas de Zamora ordenó garantizar los derechos de una joven, de extracción muy humilde, que había acudido a un hospital público en busca de atención urgente, luego de haber sufrido la pérdida de un embarazo de 22 a 24 semanas de gestación. La joven fue atendida por una asistente social que decidió darle confianza, escucharla, preguntarle datos, y después denunciarla a la policía. Con esos datos, el fiscal de turno ordenó investigarla. Pero del allanamiento a la casa lo único que se obtuvo fue un feto que, determinaron los especialistas, no sufrió violencia. La defensora oficial pidió la nulidad de la denuncia porque fue obtenida por violación del secreto profesional y porque la imputada no puede declarar en su contra. El fiscal pidió que se rechazara el pedido de nulidad. Pero el juez, Gabriel Vitale, dio la razón a la defensa y en un fallo de avanzada ordenó archivar la causa.

El 8 de mayo pasado, la asistente social Fanny Levano Peralta, del Hospital Municipal Eduardo Oller, de San Francisco Solano, se presentó en la comisaría 4ª de Quilmes para denunciar que una paciente, M.C.E., que había ingresado a la guardia como “parto domiciliario sin feto”, fue consultada y respondió que “no lo vio, que no sabía y que enseguida pidió ayuda y que la trasladó una amiga al hospital”, tal como figura en la denuncia. Más tarde, la madre concurrió al hospital y allí la asistente se enteró de que ella tampoco sabía nada, y que su hija le había pasado “un balde con sus necesidades y tiré los desperdicios al pozo ciego”, tal como le refirió la mujer.

Después de la denuncia, se desató el circuito inquisidor del Estado, tal como lo definió el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale. La fiscal 6, Andrea Nicoletti, pidió el allanamiento de la vivienda de M.C.E., en el barrio Santa Rosa, de Quilmes. Nicoletti, dispuesta a raspar las paredes con tal de arrancar pruebas, pidió que en la casa de M.C.E. se buscara “… un feto, envoltorios y cajas correspondientes a medicamentos que se relacionen con medicación destinada a interrumpir el embarazo y medicación al mismo efecto, prendas de vestir y toallas y todo objeto que contenga manchas hemáticas, anotaciones y libretas que contengan datos sobre médicos, parteras, etc., tickets de compra expedidos por farmacias, constancias de atenciones médicas en relación a M.C.E., como también todo elemento que en el lugar del hecho se determine que resulte de interés en la presente”.

Vitale sostuvo que la fiscal “sólo pudo dar con el feto y su placenta”. Y, para colmo, de la autopsia surgió que el feto nació “muerto sin lesiones traumáticas… Que la muerte del feto fue producida por mecanismo no violento y a consecuencia final de un paro cardíaco no traumático…”.

La defensora oficial Karina Costas pidió la nulidad del caso partiendo de que la denuncia era nula, ya que la imputada había declarado en su contra y se había violado el secreto profesional. Pero el fiscal Ramiro Varangot, que sucedió en el caso a Nicoletti, pidió que se rechazara el pedido. Vitale sostuvo siguiendo la pauta de la Asociación Pensamiento Penal, presentada como amicus curiae, que “el derecho a la salud se encuentra consagrado en la Constitución Nacional”, y que la Cedaw estableció “la obligación de los Estados de eliminar la discriminación contra la mujer en lo que respecta a su acceso a los servicios de atención médica durante todo su ciclo vital”. Agregó que existen artículos del Código Penal que obligan al funcionario de la salud a denunciar posibles delitos, pero que también se castiga la violación del secreto profesional y el daño que pudiera provocar en el paciente.

Vitale recuerda el artículo 18 de la Constitución que establece:

“… nadie será obligado a declarar contra sí mismo…”. “La averiguación de la verdad por parte de los Agentes Criminalizantes –agrega Vitale– echa mano a cualquier medio, violentando garantías constitucionales de defensa en juicio, debido proceso e igualdad ante la ley por haber utilizado la Salud Pública como espacio, ya que seguramente un sistema de salud privado de ningún modo hubiese colaborado con el inicio de la persecución penal estatal (…).”

Y en relación con la autoincriminación en un caso de aborto, citó la jurisprudencia del caso Natividad Frías, utilizado por la Corte, donde se sostiene la invalidez de la “prueba involuntariamente producida por la imputada al exhibir su cuerpo y referir maniobras abortivas en procura de auxilio médico”. Vitale finalmente ordenó la nulidad de lo actuado y el archivado de la causa.

Varangot no siempre acusó por la muerte de un feto. En el caso de Fátima Catán, embarazada que murió quemada en agosto de 2010 en Villa Fiorito, el fiscal se negó a acusar a Martín Santillán, la pareja de Catán, sospechado de haberla quemado viva, y lo mantuvo como testigo, hasta que el mismo juez, Gabriel Vitale, ordenó imputarlo, medida que en marzo pasado fue acompañada por la sala II de la Cámara de Apelaciones.

En: Página/12
Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Informes

2 Respuestas a “Lo que los médicos no pueden denunciar

  1. Anónimo

    Me parece correcto que en el articulo casi no abre Ud Juicios de valor. Si discrepo con tener el fallo como de avanzada.
    La resolucion final del juez me parece cuestionable y peligrosa.
    La mujer paciente concurre en su puerperio por alguna razón de enfermedad y seguro fue atendida no solo por Asistente Social sino tambien por médico/s, pudiendo ser necesario hasta practicar un legrado terapeutico para eliminar restos ovulares, con internacion, antibioticos, retractores uterinos y otros ya que pudo llegar infectada.
    Aun asi no hay garantias que el tratamiento se inició a tiempo por falta de oportunidad del médico y hasta pudo o puede generarse una sepsis generalizada fatal. O bien una secuela, como infertilidad.
    La paciente concurre sin el feto, se puede presumir que este está vivo o muerto, en este último caso si no ocurrió en el centro de salud, pregunto, quien efectua el certificado de defunción fetal obligatorio desde los 6 meses de gestación.
    Segun como esta relatado, el feto estaba muerto y en la casa, por lo tanto si o si será el medico judicial quien certifique la muerte.
    Dice la nota:
    “Vitale sostuvo que la fiscal “sólo pudo dar con el feto y su placenta”. Y, para colmo, de la autopsia surgió que el feto nació “muerto sin lesiones traumáticas… Que la muerte del feto fue producida por mecanismo no violento y a consecuencia final de un paro cardíaco no traumático…”.
    Opción 1 – Pudo ser un parto prematuro inmaduro lo que provoca la muerte si ese es el caso natural, en ese caso, porque no llevar el feto y la placenta al centro de salud y todo normal e inadvertido.”
    Opción 2 – Pudo ser un parto inducido por medicamentos y por inmadures el feto muere. Dejo que Ud imagine como,- con que droga/s – y de que origen es esta acción, evidentemente voluntaria. Si esta fuera la realidad, que no sabemos, ¿no es un signo de violencia para el feto?
    Ahora vamos al médico y la Asistente Social:
    Opción 1 – El secreto profesional no obliga en tanto lo diagnosticado no perjudique a terceros. Si encuentro una declaracion voluntaria de la paciente y hay un feto muerto, no es un tercero? – ¿y si estuviera vivo?
    Opción 2 – Si no se efectua la denuncia y la paciente muere por un cuadro séptico o hemorragia u otra razón los profesionales quedan como responsables y cómplice al no denunciar, de un presunto acto criminal.
    Opción 3 – La que Ud relata que sucedió.
    Su articulo y mil disculpas, es de riesgo para miles de gestantes que ahora saben que hay jurisprudencia de que si un “medico” me da drogas para eliminar mi embarazo no querido y creame que esas drogas existen, no tendré sanción alguna y no podre ser denunciada.
    En realidad pienso que el titulo de su articulo:”Los médicos no pueden denunciar” usa el verbo correcto, grave hubiera sido si usaba el verbo deber.
    No creo que penalizar a la joven sea la solución y no la pretendo, pero si a quien o quienes crean que eliminando embarazos no queridos, y no digo que este caso lo sea, ni que sea su opinión, provean de elementos para eliminar la gestacion
    Solo intento acercarle una mirada un poco diferente de estos eventos, soy mayor y no busco ni publicidad ni lios personales para mi ni para ud, solo me iteresa que su proximo articulo conteple otras variantes, si es que lo que le mando le sirve y espero no inoportunarlo.
    Gracias, atentamente

    • Anónimo 2

      Sr. Anónimo:
      1. Ud. dice “La mujer paciente concurre en su puerperio por alguna razón de enfermedad y seguro fue atendida no solo por Asistente Social sino tambien por médico/s, pudiendo ser necesario hasta practicar un legrado terapeutico para eliminar restos ovulares, con internacion, antibioticos, retractores uterinos y otros ya que pudo llegar infectada.”
      1. ¿Y?

      2. Ud. dice: “Segun como esta relatado, el feto estaba muerto y en la casa, por lo tanto si o si será el medico judicial quien certifique la muerte.”
      2. El Protocolo de autopsia ordenado por el Ministerio Público concluye que: “…El feto secuestrado en autos es de sexo masculino de 22 a 24 semanas de gestación que ha nacido muerto sin lesiones traumáticas… Que la muerte del feto fue producida por mecanismo no violento y a consecuencia final de un paro cardíaco no traumático…”. El trámite es judicial, interviene policía para los certificados.

      3. Ud. dice: “Dice la nota: “Vitale sostuvo que la fiscal “sólo pudo dar con el feto y su placenta”.”
      3. La Fiscal solicito secuestrar: “…un feto, envoltorios y cajas correspondientes a medicamentos que se relacionen con mediación destinada a interrumpir el embarazo y medicación al mismo efecto, prendas de vestir y toallas y todo objeto que contenga manchas hemática, anotaciones y libretas que contengan datos sobre médicos, parteras, etc., tickets de compra expedido por farmacias, constancias de atenciones médicas en relación a MCE, como también todo elemento que en el lugar del hecho se determine que resulte de interés en la presente, respecto del domicilio…”
      O sea que de todo lo que solicitó, Sólo dio con el feto y la placenta.

      4. Ud. dice: “Y, para colmo, de la autopsia surgió que el feto nació “muerto sin lesiones traumáticas… Que la muerte del feto fue producida por mecanismo no violento y a consecuencia final de un paro cardíaco no traumático…”.
      Opción 1 – Pudo ser un parto prematuro inmaduro lo que provoca la muerte si ese es el caso natural, en ese caso, porque no llevar el feto y la placenta al centro de salud y todo normal e inadvertido.”
      4. Las personas con alto grado de vulnerabilidad, muchas veces, ni llegan al hospital. Lo que menos se le ocurrió a la mujer era que iba a quedar procesada por el delito de aborto. No debemos criticar con nuestros ojos las posturas de otras personas.

      5. Ud. dice: “Opción 2 – Pudo ser un parto inducido por medicamentos y por inmadures el feto muere. Dejo que Ud imagine como,- con que droga/s – y de que origen es esta acción, evidentemente voluntaria. Si esta fuera la realidad, que no sabemos, ¿no es un signo de violencia para el feto?”
      5. No solo que no está probado, sino que además no encontraron ni un medicamento ni receta, solo el feto “sin violencia” y la placenta.

      6. Ud. dice: “Ahora vamos al médico y la Asistente Social:
      Opción 1 – El secreto profesional no obliga en tanto lo diagnosticado no perjudique a terceros. Si encuentro una declaracion voluntaria de la paciente y hay un feto muerto, no es un tercero? – ¿y si estuviera vivo?”
      6. La resolución dice: “Que pese a la irregularidad del inicio de las actuaciones policiales y judiciales, de los testimonios surge que podría estar con vida el recién nacido o esté en curso alguna lesión contra el bien jurídico Estado Civil; por lo que atento los escasos y confusos informes recolectados y pese a la tensión Constitucional que estamos dirimiendo, se habilitó el ingreso al domicilio con la aclaración pertinente en el primer párrafo del resolutorio…”
      O sea, ante la duda se habilitó el allanamiento pero aclarando que era solo por lo confuso de las actuaciones iniciales.

      7. Ud. dice: “Opción 2 – Si no se efectua la denuncia y la paciente muere por un cuadro séptico o hemorragia u otra razón los profesionales quedan como responsables y cómplice al no denunciar, de un presunto acto criminal.”
      7. No quedan como cómplices y no hay nada que denunciar .

      8. Ud. dice: “Opción 3 – La que Ud relata que sucedió. Su articulo y mil disculpas, es de riesgo para miles de gestantes que ahora saben que hay jurisprudencia de que si un “medico” me da drogas para eliminar mi embarazo no querido y creame que esas drogas existen, no tendré sanción alguna y no podre ser denunciada. En realidad pienso que el titulo de su articulo: “Los médicos no pueden denunciar” usa el verbo correcto, grave hubiera sido si usaba el verbo deber. No creo que penalizar a la joven sea la solución y no la pretendo, pero si a quien o quienes crean que eliminando embarazos no queridos, y no digo que este caso lo sea, ni que sea su opinión, provean de elementos para eliminar la gestacion.”
      8. En este caso, a la única persona que se estaba persiguiendo penalmente es a la mujer.

      Anónimo 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s