Mar del Plata: más sobre las causas truchas


CAUSAS TRUCHAS MARPLATENSES

Por Horacio Cecchi

El sábado pasado, cinco detenidos confirmaron que las denuncias de un juez marplatense sobre fraguado de causas policiales estaban en lo cierto, tal como informó Página/12 en una serie de notas desde agosto pasado. Los detenidos son un oficial y un sargento de la comisaría 4ª de Mar del Plata y tres vecinos que aparecieron como testigos, víctimas o denunciantes ante los mismos dos uniformados en al menos trece causas diferentes que no tenían ninguna vinculación entre sí. Salvo, claro, los ahora cinco imputados por asociación ilícita y falsedades ideológicas. Las denuncias aparecían luego informadas en los medios para dar su aporte de rigurosa espuma a la ola de inseguridad.

Todo saltó con un pedido de allanamiento de una fiscalía al Juzgado de Garantías de Juan Tapia, en julio pasado. La investigación trataba de ubicar dos vehículos robados. Pero el pedido de allanamiento llamó la atención del juzgado porque los vehículos buscados no tenían denuncia; intervenía un policía de la 4ª, pero en jurisdicción de la 5ª; y los dos testigos aparecieron como tales, de madrugada, en un barrio muy alejado del propio y sin explicar coherentemente qué hacían allí a esa hora y tan lejos de su lugar. Sin que se tratara de un delito, las dudas movieron a la tirana curiosidad, que suele aguijonear a la memoria.

Resultó que uno de los testigos del caso, Sergio Daniel Centurión, aparecía como víctima de un robo y denunciante, en otra causa en la que también un fiscal pedía un allanamiento. En aquella causa aparecía un testigo, Rubén Alberto Cagianesa, que era el otro testigo del caso que movió la curiosidad en el juzgado de Tapia. Un segundo testigo aportado en la causa del presunto robo a Centurión era el remisero Maximiliano Damián Maciel, quien aseguró haber transportado a dos de los cuatro ladrones. Maciel, que no aparecía en la investigación por el robo de autos no denunciados, sí se repetía en varias otras ocasiones, ya sea como remisero, ya sea como testigo, tal como figura en el expediente. Las intervenciones policiales estuvieron a cargo del teniente primero Roberto Bouzada y el sargento Samuel Lanza. Tapia presentó una denuncia y pedido de profundizar la investigación que empezaba a tomar el curioso tono de un sistema de casualidades regulares.

Una de las causas truchas incluso llegó a provocar la detención de una persona acusada por el mismo equipo de conocidos, y que fue liberado por el juez de Garantías, Gabriel Bombini, que interviene en la investigación al grupo. Una de las curiosidades que surgió en la investigación es que el remisero Maciel, pocos meses antes de juramentar decir toda la verdad como testigo, había sido condenado a tres años por embustero. La otra es que Centurión había formado parte del foro de seguridad de la 4ª, que supuestamente agrupa a los vecinos más interesados en solucionar los problemas de inseguridad.

De la investigación surgió que en al menos trece causas diferentes, el equipo de testigos y los dos uniformados coincidían en presencia, oportunidad y decisión. El juez Bombini aceptó el pedido de detención de los cinco y la calificación de trece falsedades ideológicas y asociación ilícita.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s