Otra vez la ola periodística de inseguridad


Ayer, en Mendoza, el Senado votó la media sanción a la aplicación del Protocolo de Prevención de la Tortura. La votación salió adelante luego del escándalo del video donde aparecen dos internos torturados por guardias penitenciarios. La media sanción no tuvo demasiado éxito como noticia.

En cambio, los medios mendocinos agotaron sus comentarios sobre la baja de la edad para encerrar adolescentes (porque de eso se trata, finalmente, si se leen con mediano detalle las notas). Destaco las notas de Los Andes y del Diario Uno, porque ya atraviesan la lectura errónea para transformarse en una ola periodística de inseguridad.
La del Diario Uno refleja el derrotero del pensamiento del intendente de Mendoza capital, Víctor Fayad. Mientras en Mendoza se llevan adelante los juicios por los delitos de lesa humanidad, Fayad nos dice que “Hay que defender la sociedad o nos van a matar a todos”. Aunque parezca un demócrata consumado, es pura casualidad: no se refiere a quienes tuvieron la potestad desaparecedora de miles de personas ahora enjuiciados, sino a cuatro chicos (dos de 13, uno de 14 y otro de 15) que parece que robaron una juguetería y alguna tropelía más. (clickeá acá para ver la nota)

En Los Andes, del grupo Clarín, aún más sorprendente, la nota titula “La mitad de los que roban tienen
menos de 16 años”. Más allá de la anormalidad periodística que pretende difundir una noticia absolutamente falsa, lo erróneo de la información es que no aparece ninguna mención en la nota sobre la estadística, y ni siquiera repite la información. Un título inventado por el editor. (clickeá acá para ver la nota).

En ambos medios hacen referencia a que los organismos de gobierno destinados a la contención de chicos y adolescentes no tiene fondos y sus empleados son mal pagos. ¿Y si el Ejecutivo, por ahora constituido por adultos, no remite fondos, la culpa la tienen los adolescentes?

Pregunto ya no a los funcionarios a quienes es difícil creerles, sino a los periodistas que repiten sin preguntar: ¿Pero cómo, éste, no es un hecho aislado?

Remito a los colegas que por un motivo u otro aparecen confundidos ante las urgencias de la información a un documento elaborado por Claudia Cesaroni, del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (Cepoc) titulado “Con los dedos de una mano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s