Imagen del horror penitenciario


GUARDIAS DE MENDOZA GRABARON CON UN CELULAR SUPLICIOS A UN INTERNO

Por Horacio Cecchi

Las horrorosas imágenes de un grupo de penitenciarios de la cárcel de San Felipe, en Mendoza, golpeando y pateando a un preso que se encontraba arrodillado y con las muñecas esposadas por la espalda, mientras pedía clemencia y como respuesta obtenía risas y más golpes, ayer ya daban la vuelta al mundo a expensas de la modernidad virtual. Las imágenes fueron filmadas impunemente en el celular de uno de los integrantes de la patota carcelaria. El sentimiento de impunidad fue lo que en definitiva derivó en la publicidad de las torturas: la semana pasada, un hombre que dijo haber hallado el celular caído al costado de la cárcel de Mendoza entregó el teléfono a la ONG mendocina Xumek, especializada en derechos humanos. Ayer, luego de lograr rescatar los videos de la memoria del móvil, Diego Lavado, presidente de Xumek y ex secretario de Justicia del actual gobierno mendocino, presentó la denuncia ante la Justicia. El fiscal de asuntos complejos Santiago Garay ordenó la detención de cinco guardias identificados, y el gobierno ordenó el pase a disponibilidad del jefe de seguridad del penal. Los videos del horror saltan en momentos en que en Mendoza se llevan adelante los Juicios de la Verdad contra torturadores y colaboradores, y el gobierno post Cobos intenta impulsar su proyecto de ley de conformación de los mecanismos para la prevención de la tortura, cuyo objeto es evitar situaciones horrorosas como las que revelan las imágenes.

El complejo San Felipe fue construido recientemente como unidad de Fase de Confianza, que en la jerga carcelaria viene a representar un espacio para internos que pasan por su última etapa en prisión, bajo un régimen supuestamente más benigno. El San Felipe, que toma su nombre de la calle sobre la que se encuentra, está a espaldas de la tétrica Penitenciaría de Mendoza o cárcel de Boulogne Sur Mer, cuya historia negra de presos descuartizados, suicidios y asesinatos derivó en denuncias que llegaron hasta las más altas autoridades de Justicia del continente americano.

El jueves pasado un hombre, que se presentó como familiar de un preso, llegó ante las oficinas de Xumek para entregar un celular que había hallado cerca del complejo San Felipe cuando salía de la Penitenciaría, aparentemente perdido por su dueño. “El celular es un aparato de formato viejo pero capaz de tomar imágenes y de filmar –describió Diego Lavado a Página/12–. Después de trabajar técnicamente para obtener las imágenes del chip de la memoria, descubrimos que había varios videos y fotos caseras incluso algunas en las que el dueño del celular se identificaba a sí mismo.” Entre las imágenes que obtuvieron del celular había algunas porno, escenas de sexo entre el dueño del celular y una mujer, y las imágenes del grupo de penitenciarios que se repite en diferentes situaciones, de guardia y demás, entre ellas los videos de torturas que motivaron la denuncia.

En el escrito presentado ante el fiscal 17 de Asuntos Complejos, Santiago Garay, los denunciantes describen cuatro videos que aparecen en el celular identificados con los números 04092010067, 03122010080, 06062010050 y 06062010051. El primero, en el celular aparece grabado por el dueño como 067 y tiene como fecha asignada el 4 de septiembre de 2010. En el video se ve a cinco penitenciarios que en un turno nocturno practican boxeo con guantes en el gimnasio del complejo. El segundo, fue grabado con el número 080 con fecha 3 de diciembre de 2010. En él se ve a dos funcionarios que golpean con puños y patadas a un interno, aparentemente joven-adulto, es decir, mayor de 18 y menor de 21. En las escenas se puede ver cómo dos guardias golpean a un joven que grita y se encuentra de pie contra una pared, grita y se queja. Luego, uno de ellos aplica una patada en los tobillos haciéndolo caer. De inmediato, el que hizo caer al joven se da vuelta, y lamentándose de que no se podía filmar, cerró la puerta para obstruir las imágenes.

Siguen los videos categorizados como 06062010050 y 06062010051.

Ambos fueron grabados el 6 de junio de 2010 identificados con los números 050 y 051. En ellos participan al menos 5 penitenciarios y tienen a un interno que al ser presentada la denuncia aún no había sido reconocido. En el primero, que fue grabado como 050, se ve al preso de rodillas contra un rincón, con las manos esposadas a la espalda y la frente contra el piso. Uno de los guardias levanta sus brazos hacia la pared en sentido contrario al que da el físico. Mientras el preso grita de dolor y exclama “¡ya está!”, otros guardias lo golpean con los puños y patadas en las costillas y la espalda.

El interno se queja diciendo que tiene una costilla fracturada, lo que provoca risas entre los torturadores y más golpes en el costado donde siente el dolor. “¡Ya está, por favor!”, se escucha rogar al preso mientras uno de los torturadores le pregunta “¿cómo dice cuando toca con las manos en la pared? ay! ay… dice ”, y le levanta las manos en forma antinatural. El interno ruega mientras llora.

El segundo video, grabado como 051, reproduce imágenes semejantes y tienen como víctima al mismo interno y los mismos penitenciarios. Otros dos videos grabados como “Fuego para un pucho” y “Milicos en Acción”, demuestra lo que los denunciantes detectan como una conducta habitual. En el primero, se ve a un preso que pide fuego para un cigarrillo y un penitenciario con una especie de lanzallama echa fuego contra la mirilla, mientras los otros se ríen y se jactan del trato. El otro video, muestra el momento en que un grupo de presos se encuentra duchando y los guardias con bastones de madera y hierro los hacen entrar violentamente en las celdas.

Los denunciantes agregan que “es importante destacar que además de los videos descriptos, con el mismo dispositivo se han registrado diversas fotos, que son nombradas como ‘Yo’ y permiten colegir que esa persona sería la propietaria del celular en cuestión y quien ha realizado las filmaciones”.

Ayer, luego de la denuncia, los videos comenzaron a circular por los medios mendocinos on line y por la tevé provincial. Fueron esas imágenes precisamente las que permitieron identificar al interno cuyo rostro no era visible. Cuando otros internos del penal las vieron en la pantalla rápidamente informaron para decir de quién se trataba.

El fiscal Santiago Garay pidió la inmediata detención de todos los penitenciarios que se encontraban en el lugar incluido el presunto dueño del celular y del impune “yo” fotográfico. Por su lado, el ministro de Gobierno, Mario Adaro, aseguró en conferencia de prensa que “sin lugar a dudas el gobierno (de Celso Jaque) va a aportar todas las pruebas necesarias”. Adaro informó el pase a disponibilidad del jefe de seguridad del penal, Leonardo Escobar, y dijo que “nos hacemos cargo de esta situación” y consideró que “es una vergüenza que sucedan estas violaciones a los derechos humanos”. Si bien no es comparable la disposición del gobierno de Jaque con la de su antecesor, el “no positivo” Cobos –durante cuyo gobierno el Estado argentino recibió fuertes cuestionamientos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (ver aparte)–, la situación carcelaria en Mendoza ofrece hábitos y costumbres que no fueron desterrados. Pese a que el gobierno definió el escándalo con la presunción de que se trata de “un hecho aislado”, las imágenes y la impunidad de su grabación no dejan demasiados fundamentos optimistas a esa expectativa.

No se trata de intenciones, ya que el gobierno, en ese aspecto, viene batallando desde hace casi dos años con tropa propia y ajena para que el Parlamento mendocino apruebe el proyecto de ley de mecanismo para la prevención de la tortura, que estará conformado por representantes de las ONG especializadas en cuestiones carcelarias, y que permitirá ingresar a los penales con filmadoras, realizar inspecciones, entrevistas a los internos y hacer propuestas a las autoridades, mecanismos que fueron comprometidos internacionalmente por Argentina y que en territorio nacional sólo la provincia de Chaco conformó tal cual exige el tratado internacional ratificado por el país. Ayer, precisamente, la Comisión Bicameral de Seguridad había convocado a Adaro para dar explicaciones e intentar dar un golpe de timón hacia la votación del proyecto.

En: Página|12
Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Noticias, Video

9 Respuestas a “Imagen del horror penitenciario

  1. irenella

    Cómo se podría hacer para que la perversión que habita en estos “individuos” sea detectada antes de llegar a ocupar puestos que autorizan al poder sobre otro individuo y por lo cual se adjudican el derecho de torturar para su propio goce acumulando en sus pupilas éstos “objetos” como son los hombres que están cumpliendo condena en la cárcel o las mujeres que se llevan a la cama. Con el objetivo elemental de alimentar sus apetitos pulsionales y sin ningun tipo de velo ni metáfora alguna satisfacer sus más primarios y horrorosos deseos que denuncian la enfermedad de sus mentes y la falta de toda norma, ética y moral. Gracias Horacio Cecchi. Irenella.

  2. Sol

    Es indudable que no debería generalizarse para nada, pero también que es muy frecuente el abuso de poder por parte de los policías, de la misma manera que sucede con el abuso sexual por parte de los curas/monjas (aunque de estas últimas casi no se habla). En el caso de los “servidores” de las instituciones eclesiásticas es más que evidente que esto se asocia con la represión de las pulsiones sexuales (lo cual no lo justifica en lo absoluto, pero da una explicación y, al mismo tiempo, una posible prevensión de uno de los componentes del problema psicológico -la neurosis de la cual habla Freud- que deviene en violaciones; lamentablemente dicha religión prefiere “lidiar cada tanto con un conflicto moral” que tomar cartas, de verdad, en el asunto).
    Sin embargo, con el tema de la policía el razonamiento es a la inversa. El ser humano, lamentablemente, es un individuo que se mueve por el poder. A veces ese poder se halla en el dinero, otras en la política, otras en la dirección de personas y otras, obviamente, en la capacidad de ejercer violencia por “superioridad” física (como en el caso de la violencia de género) o de armas. Cuando prueba un poco de ese poder, adictivo, quiere más; nunca se sacía.
    Se me vienen a la cabeza no sólo casos de represión abrupta con intenciones de asesinar -Fuentealba, los tres Tobas, los tres muchachos de Bariloche-, sino, como éste, muchos casos que no salen a la luz porque no hay filmaciones incriminantes. Tengo conocidos, acá en Neuquén, que han sido frenados en pleno centro de la ciudad y golpeados; así como detenidos sin motivo alguno y maltratados en esa condición. “No digas nada porque hago mierda a tu familia”, o amenazas similares, suelen decirles al despedirse.
    El problema, creo, radica en que la idea de ser “policía” es tomada como una carrera fácil, de salida laboral inmediata y segura. No alcanza con que estudien. No alcanza con que se les realice una prueba psicológica al ingresar. Hay que estarles constantemente encima para saber qué pasa por sus cabezas porque así, como estamos, no son la seguridad del pueblo, son la representación del temor. Supuestamente deberían cuidarnos, pero terminan dejándonos sin otra alternativa más que despreciarlos y esquivarles la mirada por la calle. Insisto, no se debería generalizar, pero es bastante difícil no hacerlo con estos hechos y con como, sabemos, llegan y se mantienen donde están.

    Saludos.

  3. Alejandro Marambio Avaria

    Estimado Sr. Horacio Cecchi, destaco la excelente cobertura que ha brindado a este caso y la importancia que tiene para los sistemas penitenciarios que la prensa investigue y se involucre en estos hechos. Si eso no ocurre es normal que se minimicen y no se llegue al fondo del problema.
    Solo una aclaración, el Servicio Penitenciario Federal no tiene intervenido el sistema penitenciario mendocino. El anterior Director del Servicio Penitneciario de Mendoza era un funcionario puesto exclusivamente por la provincia de Mendoza que era retirado del Servicio Penitenciario Federal.
    El control absoluto de las unidqades carcelarias mendocinas es de la provincia de Mendoza.
    Quienes podrían abundar en esta información son los Dres. Diego Lavado, Alfredo Guevara y Pablo Salinas quienes conocen muy bien la situación carcelaria mendocina debido a su profundo compromiso con la protección de los derechos de las personas privadas de libertad.
    Otras personas que figuran en su nota se han desplazado a Mendoza al solo efecto de poder generar presencia con vistas a las internas del partido al que pertenecen, pero bajo ningún punto les importa resolver el grave problema que sucede en nuestras cárceles.
    Saludos

    • Tomo nota, le agradezco la aclaración, me comunicaré con Diego Lavado o Fernando Peñaloza y los consultaré tal como me lo está recomendando. Y en su oportunidad, de regreso en el diario, haré la aclaración pertinente.
      Le pediría que me aclare a qué personas se refiere, si se trata de Francisco Mugnolo como lo supongo o si de alguien más a quien no logro identificar. En caso de que se trate de Mugnolo, quisiera saber si no lo menciona porque perteneció en su momento a su equipo (lo que en principio no implica nada más que eso) o si se trata de otro motivo que desconozco.
      Saludos

      • Alejandro Marambio

        Efectivamente se trata de Mugnolo. No lo nombro porque no merece recibir más prensa. No reniego de mis años en la Procuración Penitenciaria. Tengo muy claro que trabajé muy duro en pos de defender los derechos de las personas privadas de libertad y que esa experiencia fue fundamental a la hora de trabajar en el sistema carcelario. Tengo claro además que ningún funcionario puede durar 11 años en su puesto y que su actual gestión tiene otros intereses distintos a mejorar la vida dentro de las prisiones. Lo se porque lo veo día a día como actua. Un funcionario que en los dos ultimos años no ha ido más de 10 veces en total a las cárceles y su función es controlarlas es un mal funcionario. Para comprender quien es recomiendo que lean la recomendacion 678 de la Procuración Penitenciaria.

  4. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  5. reynaldo

    en otros tiempos era lo mismo pero a la inversa: el preso común podía ser verdugueado de una u otra forma, según los métodos de entonces, pero el preso político jamás. Este último era considerado, tenía privilegios (celdas o pabellones y comidas o ranchadas aparte) mientras duraba el trámite de su procesamiento… después las cosas cambiarn y se dió vuelta la taba (de un solo lado) porque la constante en ambos casos fué el verdugueo como “tratamiento” y esto, les aseguro, así como ocurre en Mendoza ocurrió y ocurre en Córdoba, Baires, etc. Tengo ochenta años, fuí “visitador de presos” por una ONG durante mas de veinte años y testimonio de mi propia detención en su momento.

  6. Pingback: Si esta cárcel sigue así, todo preso es político « Blog crónico

  7. María Dolores Matínez Guzmán

    Alejandro Marambio Avaría: Eres un asesino, eres un torturador y en su momento se va a saber todo, tú sabes que yo vivo en Madrid y tú sabes que yo fui víctima de tus amigas como Ornello, que no te puedes acercar a mí, y ya sabes que se va a aclarar todos los cadáveres que dejaste a tú paso, y como te he dicho mil veces haz lo que te de la gana, pero lo que tu has hecho y has consentido es mucho más grave, de lo que hay publicado sobre tí y sobre tus amigos del Servicio Penitenciario Federal, y mi único problema en mi vida es que se sepa todo y acabar contigo, evidentemente no como te quitas del medio a quién te estorba, sino consiguiendo que nunca más ejerzas ni como abogado, ni como funcionario, y que acabes de dónde saliste, pero dentro de las rejas no paseántdote por fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s