Calma chicha


Respecto al juicio por el homicidio de Sandra Almirón vale la pena agregar algún detalle. El miércoles 10 de noviembre un tribunal del fuero penal juvenil dictó el fallo de responsabilidad por el crimen a un adolescente de 17 años. El juicio, como corresponde, no fue público. Los jueces dispusieron declararlo responsable y diferir la condena para cuando cumpliera 18 años. La policía juvenil de Casal, un equipo de detención encubiertaEl fallo fue dividido: dos de los jueces, Alberto Villante y Mirta Ravera Godoy, decidieron aplicar la ley-decreto de la dictadura 22.278 (curioso que siga vigente una ley dictada por un gobierno a su vez juzgado por crímenes de lesa humanidad) que habilita a diferir la condena hasta la mayoría de edad. En cambio, Alejandro Fiori consideró la aplicación de la ley 13.634, correspondiente al fuero penal juvenil, que propone el paso de la justicia penal a la justicia civil (lo que no implica su liberación) y hace hincapié especialmente en la resocialización, cuestión que a la justicia penal le resulta tan onerosa de imaginar.

Lo que me llama poderosamente la atención es la repercusión mediática comparada con la que desató el caso Urbani, exactamente igual, incluso, las condiciones judiciales eran proclives a que el escándalo (mediático) fuera mayor. Sin embargo, por algún motivo Clarín le dedicó una nota pequeña y correcta, y La Nación, que el miércoles anunciaba en la sugestiva sección “Lo que hay que saber antes de salir de casa” que se daría a conocer el fallo, ni siquiera lo cubrió ni sacó una línea en sus breves.

¿Qué ocurrió para que todo transitara dentro de los carriles normales, sin presión sobre la justicia?

Me animo a decir que dos situaciones llevaron el agua para otro molino que no es el de los intereses mediáticos. Faltaron dos fogoneros de la mano dura que en el caso Urbani interpelaron a los jueces como si estuvieran a la cabeza de la Novena Cruzada: el intendente de Tigre, Sergio Massa; y el abogado de la familia de Urbani, Jorge Casanova, ex juez de Casación Nacional, ex ministro de Justicia del manodurista Ruckauf y actual asesor de Seguridad de Massa. A lo que habrá que agregar que el secretario de la fiscalía que intervino en el caso Urbani está casado con una hija del cruzado Casanova, lo que prometía del juicio un escándalo en la puerta, con interesantes dividendos electorales en Tigre.

En Derqui, donde ocurrió el crimen, dependiente de la misma jurisdicción judicial, no hubo un Casanova que asesorara a un Massa, ni metiera una espátula familiar en los tribunales, con lo que la propia familia de la victima se mostró conforme, sostenida por la Justicia y dispuesta a pasar en privado su terrible duelo.

Nada de esto es interesante para poner en tapa.

Pero si hay algo que debieran haber sostenido los dos grandes dueños de Papel Prensa, y que apenas hizo mención noticiosa Clarín, fue que el crimen de Almirón fue uno de los  cuatro asesinatos de mujeres denunciados por el entonces ministro de Seguridad bonaerense Carlos Stornelli ante el fiscal platense Marcelo Romero, cuando aseguró que la jefatura de la división de Robo de Automotores de la Bonaerense reclutaba chicos para robar autos y asesinar mujeres para desestabilizarlo porque había metido mano en sus negocios. Conociendo los antecedentes de Romero (defendió a la policía provincial cuando el juez platense Luis Arias denunció que la Bonaerense reclutaba chicos para robar autos), la denuncia de Stornelli quedó archivada. Pero si Stornelli denunció que a Almirón la mataron adolescentes reclutados por la jefatura de Robo de Automotores de la Bonaerense, Clarín y La Nación obviaron denunciar que la investigación por el crimen de Almirón debía haber citado a Stornelli para saber qué sabe sobre el tema, solicitado la supuesta investigación de Romero, y citado al entonces jefe de Robo de Automotores desplazado y sospechado por el ex ministro.

Nada de esto se dice, porque no es noticia.

Para más datos, las versiones de hoy de Clarín (http://www.clarin.com/policiales/declaran-responsable-crimen-maestra_0_370163027.html) y Página12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-156668-2010-11-11.html) y para las citas de la denuncia de Stornelli con el tag Stornelli, pibes, reclutadores o Bonaerense, en el buscador de este blog, debajo de la foto del abrazo de Cristina y Néstor, o en el archivo por fechas los días 15, 16 y 17 de diciembre de 2009.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s