Modelo de tratamiento


AMENAZAS CARCELARIAS Y UNA CIRUGIA SIN ANESTESIA

Un preso testigo de homicidio contra 15 penitenciarios fue amenazado de muerte en Neuquén. En Mendoza, denuncian que operaron a un interno sin anestesia ni cuidado posterior.

Por Horacio Cecchi

Dos situaciones críticas en dos unidades de diferentes jurisdicciones, una federal (U9) y otra provincial,U9 Neuquén SPF en Mendoza, dan cuenta de lo endeble que es la vida en las cárceles del país. En la U9 del Servicio Penitenciario Federal, en Neuquén, un preso fue amenazado de muerte para que cambiara su declaración como testigo del asesinato de otro preso, en el que según la Justicia participaron 15 penitenciarios, incluyendo el médico del penal. Por otro lado, un interno del penal de Lavalle, en Mendoza, que estaba a punto de salir en libertad, fue intervenido quirúrgicamente sin anestesia por una peritonitis luego de una cirugía anterior mal curada y se

debate entre la vida y la muerte en el Hospital Central.

“Gallego, cambiás la declaración, te vas de Neuquén o te morís”, fue la amenaza que recibió de parte de otro preso, aparentemente un encargo si uno se guía por el motivo de la mentada declaración. Luis “Gallego” Abella es testigo del asesinato de Argentino Peloso Iturri, el 8 de abril de 2008, ocurrido en la U9 de Neuquén, donde estaban alojadas la víctima del homicidio y la víctima de la amenaza. En su testimonio, Abella señaló a 15 penitenciarios, entre ellos el médico del penal.

La fiscal federal Cristina Beute, que lleva adelante la investigación, reunió pruebas suficientes y sostuvo a la Agencia Walsh que la situación de Abella es crítica y por lo tanto debe ser protegido, lo mismo que otros presos y sus familiares. Beute sostiene que las investigaciones en cuestiones penitenciarias no se pueden realizar de forma unitaria sino partiendo de la hipótesis de que los casos conforman un sistema de tratamiento común.

Por otro lado, lejos de allí, las cárceles de Mendoza siguen dando que hablar. Ahora se trata del interno Ramón Darío Carrizo Castillo, de 31 años, condenado a cinco años y con tres ya cumplidos. Carrizo se encontraba alojado en la Colonia Penal de Lavalle. Hace dos semanas fue intervenido quirúrgicamente por una peritonitis y su mala atención posterior le provocó la ruptura del intestino y el agravamiento de su estado (“se le reventó la peritonitis”, sostienen sus familiares en la denuncia). Fue intervenido de urgencia sin anestesia, según denunciaron ante la Justicia sus familiares y los abogados Diego Lavado, Carlos Varela, Alfredo Guevara y Pablo Salinas. En la denuncia sostienen que Carrizo no recibe una correcta atención de parte de los enfermeros y que los familiares tienen prohibido el ingreso para visitarlo.

En: Página/12

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Informes

Una respuesta a “Modelo de tratamiento

  1. alba noemi perez saiz de naistud

    Horacio,cuando se leen tus artículos quedan aun mas desnudas la intimidación y la crueldad hacia los internos.
    Nuequén y Mendoza son conocidos por la impunidad y las respuestas ante situaciones límites,si no veo a mi familia me mato y la respuesta es matate y se matan o si se arma disturbio,murió en su celda suicidado.
    Quién declara y denuncia ,hoy amenazado de muerte,por un congénere,con prebendas y en la otra punta del país,la crueldad mas delesnable,sufrimiento en soledad,aislado del afecto familiar de un jóven con la muerte cerca,diría casi segura,agregando su abandono con un grave riesgo de por si,miedo y dolor no son sensaciones ,son realidades de perversidad institucionalizada.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s